93.440.17.66
info@labmicrobac.com

Noticias

Te contamos
12 Oct 2020

¿Qué son los virus y cómo funcionan?

Debido a la situación actual que estamos viviendo todos por culpa de la expansión mundial del coronavirus (COVID-19), hemos creído conveniente dar un poco de información resumida acerca de la naturaleza de los virus para que todos entendamos mejor su origen y cómo funcionan.

Un virus es algo tan sencillo como un pequeño fragmento de ADN (o de su hermano mellizo, el ARN, como en el caso del coronavirus) envuelto por unas cuantas proteínas: una molécula, arropada por otras. Esas proteínas de la envoltura del virus tienen una determinada forma, es decir, una estructura tridimensional. La vida de un virus empieza cuando la forma de esas proteínas que lo envuelven encaja con la de las proteínas del exterior de una célula como una llave en una cerradura. En ese momento el virus, o al menos el ADN vírico, ingresa en esa célula hospedadora, que puede ser de un animal, de una planta, de un hongo o, incluso, de una bacteria. Imaginemos que es nuestra.

Ese ADN que ingresa en el interior de una de nuestras células es tratado como propio y leído. En este proceso nuestra célula es sobreexplotada por el virus y realiza miles o millones de copias del virus desatendiendo las labores habituales de una célula, las que serían favorables para nuestra vida cotidiana. Por tanto, el virus, además de replicarse desmedidamente, extenúa y frecuentemente destruye la célula hospedadora.

Una vez las nuevas copias abandonan la célula abusada, los virus siguen automáticamente su proceso. Destruirían por completo todas las células donde puedan ingresar a costa de sacar copias de sí mismos, hasta el punto de que matarían a su hospedador mientras mantienen su expansión por el cuerpo.

El coronavirus no es muy agresivo, pero sí muy contagioso, su efectividad se basa en cambiar de cuerpo antes de perder la guerra contra nuestro sistema inmunológico.

Cabe señalar que los virus no pueden ingresar en todas las células. En primer lugar, los virus solo saben infectar a una especie (son especie-específicos). Esta exclusividad perdura hasta que su ADN muta produciendo modificaciones en sus proteínas externas que pasan a encajar con distintas cerraduras.

Este proceso es improbable, pero si recibimos muchos virus de otros animales al final acabamos topándonos con uno que se sabe nuestra clave de acceso. Así ocurrió con el coranovirus.

Bibliografía: Miguel Pita  El ADN dictador 

Leave a Reply