93.440.17.66
info@labmicrobac.com

Noticias

Te contamos
23 Sep 2020

Bayetas, potencial foco de bacterias

El presente coronavirus no parece afectar a la seguridad alimentaria así que no es necesario tomar precauciones especiales con los alimentos; eso sí, no debemos bajar la guardia respecto a las buenas prácticas de higiene… ni ahora ni nunca.

Aprovechamos para insistir en que una buena higiene es la mejor garantía para elaborar alimentos seguros.

Dónde se esconden las bacterias de nuestras cocinas?
A estas alturas ya todos deberíais saber cómo los microorganismos de origen fecal (entre los que puede haber patógenos como SalmonellaCampylobacter, etc) llegan a la cocina:

  1. a través de los alimentos crudos (contaminación de origen)
  2. o a través de los propios manipuladores, las moscas, los animales, etc.

Una vez allí, pueden llegar e incluso colonizar, diferentes ubicaciones y utensilios, especialmente aquellos en los que pueden encontrar humedad, nutrientes (restos de comida) y temperaturas templadas.

También es importante la capacidad que desarrollan algunos de estos microbios de adherirse a superficies y crear súperbarreras protectoras (biofilms).

Algunos estudios

En la taza del váter hay una media de 50 Escherichia coli por 2,5cm2 .Esta bacteria es indicadora de contaminación fecal y es de la misma familia que otras enterobacterias como Salmonella. Indicadora quiere decir que está presente siempre que exista contaminación fecal, y además en cantidades importantes.

En el trapo de secar los platos encontraron cifras de un millón y la cifra alcanza los 10 millones de bacterias por cm2 en las esponjas de fregar.


El 56% de los trapos analizados en 120 restaurantes y cocinas colectivas contienen niveles inaceptables de bacterias, sobre todo Enterobacterias, E.coliStaphylococcus aureus y Listeria, bacterias a las que hemos hablado.

Nueve de cada diez (89%) paños de cocina usados en todo el mundo contienen los peores niveles de bacterias. La bacteria E.coli está presente en 1/3 de los paños de cocina,

Nuestras bayetas pueden acumular hasta seis veces más bacterias que el botón de la cadena del váter.

Como hemos visto, muchos estudios han relacionado las esponjas y los trapos de cocina como potenciales agentes de diseminación de microorganismos. 

“La cosa más sucia siempre es, con diferencia, la esponja de cocina”,

Un último estudio examinó muestras de hogares de nueve países distintos y se comprobó que el 21% de los trapos de cocina “visiblemente limpios” tenían altos niveles de contaminación.

Leave a Reply